Página de inicio » Esguince de tobillo en el pádel. ¿Cómo tratarlo y prevenir su aparición

Esguince de tobillo en el pádel. ¿Cómo tratarlo y prevenir su aparición

por Aitor Castrillo

Los esguinces de tobillo suelen ser una lesión con alta incidencia en cualquier actividad física

En el pádel, debido a la variabilidad de acciones y gestos deportivos, esta incidencia suele verse aumentada en comparación con el resto de deportes, componiendo una de las lesiones más frecuentes en el pádel.

El esguince de tobillo en inversión o esguince lateral de tobillo se origina como consecuencia de un movimiento brusco del pie en inversión, en donde los ligamentos laterales del tobillo, encargados de la estabilización de esta articulación, se ven sometidos a un incremento brusco de tensión por encima de sus capacidades de elongación fisiológicas.

En función del grado de la intensidad de este gesto en inversión brusca del tobillo, podemos diferenciar tres tipos de esguince según la afectación de los ligamentos.

GRADOS DE ESGUINCES DE TOBILLO EN EL PÁDEL

Esguince Grado I: Se genera una distensión de las fibras de colágeno del ligamento,                    cursando con inflamación, dolor al movimiento y a la compresión. Generalmente se puede caminar con cierta normalidad.

Esguince Grado II: existe un desgarro parcial del ligamento de alguno de los ligamentos del tobillo, cursando con inflamación y hematoma. Suele dolor al caminar y a diferencia del de grado I existe una mayor exacerbación de la sintomatología y limitación funcional.

Esguince Grado III: rotura completa de algún ligamento con posible lesión ósea en tibia, peroné y posible afectación de ciertos tendones y huesos del pie. Dolor más intenso, con mayor inflamación local. Puede existir dolor en tibia o peroné, como consecuencia de lesiones en estas estructuras.

FACTORES QUE FAVORECEN LOS ESGUINCES DE TOBILLO

Existen alguna serie de factores que influyen en el riesgo de sufrir un esguince de tobillo, entre los que se encuentran:

  • Incorrecta preparación física y falta de fuerza en la musculatura que estabiliza el tobillo y nuestra pierna.
  • Incorrecto funcionamiento del pie o mala pisada.
  • Movilidad de tobillo reducida.
  • Haber sufrido esguinces previos.
  • Hiperlaxitud ligamentosa.
  • Calzado incorrecto o deteriorado.

¿CÓMO PREVENIR UN ESGUINCE DE TOBILLO JUGANDO AL PÁDEL?

Dado que los esguinces de tobillo suceden en gestos bruscos e inesperados ante los cuales no podemos anticiparnos, prevenir su aparición de manera total es inviable, pero sí que podemos trabajar aquellas funciones que mejoran la fuerza de nuestra musculatura y su capacidad de responder ante un estímulo brusco como es una torcedura del pie, además de suprimir aquellos factores de riesgo que mencionábamos anteriormente.

De esta manera, podemos reducir el riesgo de sufrir un esguince de tobillo siguiendo estas recomendaciones:

  • Trabajo de preparación física adecuado, en donde se incorporen ejercicios enfocados en la propiocepción del tobillo o trabajo sensorio-motor y aumentar la fuerza en la musculatura que estabiliza el tobillo (musculatura del pie y de la pierna), al igual que en las estructuras que estabilizan nuestro cuerpo en general, como el CORE.
  • Utilización de calzado específico de pádel, adecuado para la superficie en la que solamos jugar.
  • Estudiar la pisada y valorar la utilización de plantillas a medida, especialmente si sufrimos de esguinces de repetición o inestabilidad crónica de tobillo.
  • Correcto calentamiento antes de jugar un partido de pádel.

TRATAMIENTO ¿QUÉ HACER SI HAS SUFRIDO UN ESGUINCE DE TOBILLO JUGANDO AL PÁDEL?

Tras sufrir un esguince de tobillo, diferenciaremos las fases de tratamiento, donde las primeras horas son de vital importancia para evitar complicaciones y futuras recidivas.

FASE 1. PRIMERAS 48-72H

  • Valorar severidad del esguince y en caso de sospecha de grado 2 o 3, acudir a urgencias a que se realice una radiografía para descartar o confirmar lesiones óseas.
  • NO escayolar o ferulizar el pie a no ser que el esguince sea de grado 3.
  • NO se recomienda tomar antiinflamatorios (salvo en casos de dolor intenso) ya que puede repercutir negativamente en la posterior recuperación del tejido.
  • Aplicar vendaje compresivo para favorecer la absorción del edema inicial.
  • Aplicar hielo en periodos de 5minutos.
  • Apoyar y caminar a pesar de que exista ligero dolor, ya que favorecerá la absorción del edema y evitará la reducción de movilidad.
  • Acudir a un fisioterapeuta a las 48-72h para comenzar tratamiento del esguince, enfocado en reducir la inflamación, favorecer el drenaje del edema y reducir la sintomatología dolorosa.

FASE 2. De 3 a 5 DÍAS

  • Aplicación de vendaje funcional por parte del fisioterapeuta o profesional sanitario indicado, lo cual nos permitirá caminar e incluso realizar actividad física de manera controlada, sin que suponga un riesgo para la recuperación o agravamiento.
  • Comenzar trabajo de movilización del tobillo y de readaptación funcional. Este debe ser pautado por un profesional. Esta parte es la más importante en la recuperación del esguince ya que ayudará a devolver la funcionalidad al tobillo para poder volver a la práctica deportiva lo antes posible.
  • Tratamiento de fisioterapia.

FASE 3

  • Quitar el vendaje funcional y realizar vida normal.
  • Si puede realizar deporte, emplear vendaje funcional o tobillera para la práctica deportiva.
  • Continuar con el trabajo de movilización de tobillo y readaptación funcional, para favorecer la estabilidad del tobillo y devolver la capacidad funcional al mismo.

Aitor Castrillo

CEO y podólogo Apex Biomechanics
Cuenta de instagram: @aitor.apex // @apex.biomechanics

También te podría gustar

Deja un comentario

* Al utilizar este formulario, usted está de acuerdo con el almacenamiento y el tratamiento de sus datos por parte de este sitio web. Consulte aquí la política de privacidad.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Suponemos que está de acuerdo con esto, pero puede excluirse si lo desea. Aceptar Leer más